Presentación

Espacio de comentario sobre las dificultades y malestares que provoca la sociedad actual. El objetivo principal es generar posibles vías de afrontamiento a lo que nos da miedo, nos provoca ansiedad y nos deprime, para conseguir bienestar y adoptar una posición responsable y decidida.


sábado, 19 de junio de 2010

Educar a nuestros hijos

Actualmente muchos padres se quejan de que es muy difícil conseguir que sus hijos les obedezcan, sobre todo a la hora de realizar los deberes pendientes de casa o estudiar para un control.

La sociedad actual nos hace estar sometidos a muchas exigencias y demandas. Esto ocurre, en el tema que nos ocupa, cuando la escuela nos pide que controlemos el trabajo de nuestros hijos en casa y parece que en muchas ocasiones es como si nos pasaran la pelota de algo que cuesta mucho trabajo. Ellos, opuestamente a lo que parece lógico, se interesan por otras cosas que nada tiene que ver con estudiar.

Hemos de tener en cuenta que actualmente muchos niños están ocupados muchas horas y el tiempo que les queda es muy reducido. Cuando hablo de esfuerzo no es porque considere que son perezosos, o no tienen ganas, sino que intentan rentabilizar al máximo el tiempo que les queda entre lo que es la obligación (deberes) y lo que es la diversión, y aquí disponemos de muchos elementos que la facilitan. Vivimos en la sociedad del ocio donde todo está enfocado en la diversión, en pasárselo bien y disfrutar al máximo. Consecuencias: lo que cuesta esfuerzo no gusta.

Tened presente que si la exigencia se hace muy intensa y constante el resultado no va a ser el deseado porque no estamos en el colegio y las pautas de comportamiento son diferentes. El maestro o la maestra son personas que, aunque el trato y la relación son muy intensos y constantes, el vínculo afectivo que existe con ellos es muy diferente al que existe con los padres ya que va cargado con el afecto, las rivalidades entre hermanos, los celos, etc.

Uno de los elementos que muchas veces se dan es que el resultado y la dedicación que obtiene un hermano no tiene nada que ver con le que obtiene el otro, aquí es importante no comparar nunca los resultados del uno con el otro, pues el resultado puede ser nefasto. Si uno de los dos hermanos tiene más capacidad que el otro para el que le cuesta más esto puede suponer que los esfuerzos que realiza nunca tienen los mismos resultados que los del otro y puede ser muy frustrante. Sin que el adulto lo compare él ya comparará sus resultados con el otro hermano. Si, además, los padres también los comparan y se le pone como ejemplo al que obtiene mejor resultado puede ser que opte por darse por vencido y dedicarse a cualquier otra cosa.

Cuando el niño o la niña requieren de nuestra presencia constantemente para realizar sus tareas y no las hacen si no estamos delante puede ser por varios motivos:

· Uno de ellos es que son incapaces de autorregularse y no tiene autonomía suficiente para organizarse la tarea. Aquí será necesario que se les enseñe a organizarse. También es posible que no tengan unos hábitos y pautas claros desde más pequeños y esto les influya negativamente ya que les cuesta ser independientes y autónomos.

· También nos podemos encontrar en que tiene dificultades de aprendizaje y le cuesta mucho realizar las tareas encomendadas por falta de capacidad. En este caso será necesaria la intervención de un profesional que determine cual es la dificultad y cómo tratarla.

· Otras veces puede ser que inconscientemente necesitan de la presencia del adulto y el no hacer lo que se les pide y estar distraído es una manera de que el padre o la madre estén por ellos. Aquí se ha de intentar ver porque nos piden esto.

· Hemos de tener en cuenta que no le hemos de hacer de maestros ya que ellos no lo aceptarán, hemos de estar dispuestos a ayudarles cuando nos lo pidan. Si no nos necesitan nos hemos de preocupar por si tiene deberes o han de estudiar y en el caso de que no lo hagan insistir pero sin agobiar ya que el resultado puede ser el contrario. Si nosotros nos angustiamos porque ellos no hacen lo que deben no vamos a conseguir nada, verán que somos pesados y harán menos de lo que esperamos.

· Como decía parece que el esfuerzo y el interés por estudiar está en declive porque se dan muchas facilidades a los hijos para tener todo fácilmente. Atendemos a sus peticiones casi antes que nos lo pidan, nos anticipamos y esta inmediatez en obtener las cosas produce unos efectos negativos ya que nada requiere espera ni esfuerzo. Pierden el deseo por las cosas.

· El tener todo tipo de distracciones y juegos hace que los niños pierdan el interés por casi todo lo que no tenga que ver con lo que esta de moda. De esto se ha de intentar escapar ya que ellos son capaces de interesarse por cosas y cuando algo que quieren han de conseguirlo se esfuerzan lo necesario. Es cuestión de utilizar adecuadamente los recursos educativos de que disponemos para canalizar estos elementos. (interés y esfuerzo)

Elementos ha tener en cuenta:

  • Actualmente el papel de la autoridad no está tan claro debido a un cambio progresivo desde posiciones parentales más autoritarias hasta posiciones más democráticas, pasando, para contrarrestar, por situaciones muy permisivas.
  • Existe un fenómeno que es el de la inmediatez. Queremos todo rápido, actualmente podemos acceder a la información de forma inmediata (p.e. elecciones), cualquier petición se resuelve rápidamente. Los niños tienen todo lo que quieren y cuando quieren (antes era en ocasiones señaladas).
  • Falta de tiempo para estar con lo hijos lo que lleva muchas veces a compensar no castigando y permitiendo más de lo necesario.
  • Se genera una relación con los hijos que tiende a ser más de tu a tu. Esto conlleva algunos problemas que desorientan al niño y a los padres.
  • Desacuerdo familiar en cuanto a las cosas a permitir y a las que no. Descrédito entre los padres.
  • Atención desmesurada a sus necesidades. Se les evita cualquier esfuerzo o eventualidad, se les socorre antes de tiempo, se recurre al pediatra, especialista, psicólogo, etc. ante el mínimo atisbo de síntoma, etc. Acabamos esclavos de sus necesidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario